twitter crisis

Twitter camino a la perdición

twitter problemasTwitter está en problemas como ejemplifican sus cifras, pero todo deriva de un problema más allá de los números, que venía mucha gente prediciendo, un problema que radica en una cuestión de raíz y base, de core de la compañía.

Lo que fuiste Twitter… y no me refiero a tus años de máximo crecimiento o número de usuarios, ni los años que más dinero en Bolsa ganaste, que, sinceramente, son secundarios para mí en este momento. Hablo de tu marca, tu concepto, fuiste una marca con personalidad, con credibilidad, con potencialidad… ahora eres un sin cara.

Y es que como apasionado de las marcas, defiendo que ellas son lo más importante, no podemos analizar tendencias de mercado o importes de beneficios, sin poner el ojo derecho en la marca, que es donde empieza y donde acaba todo. Twitter se trabajó un concepto innovador, un producto rompedor y serio, y triunfó, ganamos todos, por un lado nosotros porque como usuarios teníamos un arma bien afilada para la comunicación y por otro, ganaron ellos en dinero, salieron a bolsa, cuadruplicaron sus ganancias cada mes, pero llegó la zona cero.

Podríamos hablar con enfoque de ingeniería marketera, enmarañándonos en una selva de conceptos para el análisis de la situación cada vez más alarmante de la red, pero me gustaría hablar en plata. Twitter ha sufrido un mal cada vez más extendido entre las plataformas sociales hoy en día: Quiero ser Facebook. Twitter con su política de hacerse visual ha perdido su esencia, abandonada en stickers, corazones, muros a la Facebook y trending topics pagados. Se va quedando sin alma, sin los 140 caracteres y el hashtag, sin el código abierto y la información. Una pena que una red tan importante para la humanidad desde su creación y con tanto potencial aún, esté trabajando menos en la reafirmación de su personalidad que en su mimetización con otras plataformas y se haya quedado sin más ideas que ir a remolque, optando por canibalizar las ideas de sus competidores.

Así pues, en un inicio la diferenciación y especialización de las redes sociales fue la clave de su crecimiento, de hecho en cuanto se detectaban rasgos similares entre más de una, alguna se desechaba. Detrayendo hasta la casi idea básica, Facebook era genérica, Twitter era rápida, Instagram eran fotos, Linkedin era curro, Tuenti era adolescencia, Badoo era ligar, YouTube eran vídeos… Actualmente el proceso es el inverso, cada una de ellas implementa las mismas herramientas para acoger a más usuarios diferentes y muchas están en una dura deriva de impersonalización. ¿De verdad el usuario prefiere hacerlo todo en una red o lo derivamos de la comodidad del ser humano en general?

Óscar Arteaga
Óscar Arteaga
oscar-arteaga@hotmail.com

Creativo Enfermizo y Formador Excesivo. Mi exigencia es permanecer curioso, pero solo soy alguien que madruga para trabajar en aquello que le gusta.

2 Comments
  • jose antonio iglesias
    Posted at 12:56h, 28 Agosto Responder

    pasa lo que siempre ha pasado, que tras la idea original ( ajena al concepto de rentabilidad, no economicista y más del lado de la creación, del diseño, de la diferenciación y de la innovación ), normalmente se triunfa y se hace hueco cual virginal y puro concepto – y de ahí el éxito – en el salvaje mercado organizado ), pero cuando se pone por delante la rentabilidad, la finanzas , y el valor económico, las ideas dejan de importar, se manipulan , se usan para cualquier cosa que traiga moneditas a la caja y se desprecia lo más valioso, que es lo que primero se pierde: el interés ,el reconocimiento y la fidelidad de tus clientes / usuarios; de esta forma solamente te queda trabajar del lado oscuro ( la mercantilización de la información ) y ese es el primero y el definitivo paso al abandono de los no gregarios, y el resultado es que te conviertes simplemente en una secta más,

    • MAD
      Posted at 15:48h, 28 Agosto Responder

      Pues sí Jose Antonio, coincido plenamente con el análisis de que el abandono de las ideas se relaciona a los resultados coyunturales, cuando son dos conceptos aparentemente antagónicos, la idea sustenta el proyecto, las estrategias dependen de los números también, pero la idea es algo que no puede perderse porque cae todo el castillo con ella. Gracias por participar!!

Post A Comment