fotografia-corporativa

¡Ay Manuel! Una historia de fotografía y millenials

fotografo-comercialManuel tiene un restaurante desde hace 20 años. Miles de momentos inolvidables e historias que contar en noches épicas.

Durante todo este tiempo, Manuel, que es un erudito de los fogones, ha tenido gran éxito empresarial, ha pagado regularmente a sus proveedores y ha colgado el cartel de lleno miles de veces. Los clientes, satisfechos, comentaban la buena experiencia vivida a sus conocidos, que a su vez sentían la necesidad de ir a probar la propuesta gastronómica de Manuel.

Así, el fenómeno conocido como “boca a boca” ha hecho efecto, por lo que Manuel jamás se preocupó por eso que los gafapastas llaman marketing.

Un día, un sobrino de Manuel le comentó que debería tener Facebook y estar en Tripadvisor. Como algunos clientes preguntaban por sus redes sociales, finalmente Manuel se armó de paciencia, siguió los pasos y abrió una cuenta en varias redes sociales. Obviamente, en ningún momento pensó en pagarle a nadie para “darle a unos botones”, además, como los teléfonos tienen cámara de fotos tampoco veía necesidad alguna de llamar a un fotógrafo que cobra un montón de dinero.

Total, si Manuel tiene las herramientas ¿por qué no iba a hacerlo el mismo?

El problema es que las fotografías carecen de cualquier tipo de estética y la comida, deliciosa en boca, ha pasado a tener un aspecto horrible en fotos, nadie contesta a las críticas de los usuarios descontentos en Tripadvisor y en Facebook, porque apenas entran en el perfil y cuando lo hacen, recurren a frases del tipo: “yo llevo 20 años en esto y no va a decirme un niñato hipster como se prepara este plato”.

Poco a poco, la imagen de marca del restaurante de Manuel se ha ido devaluando, se encuentra en una posición desfavorable en Tripadvisor y los usuarios de Facebook, enfadados por las respuestas, dejan críticas negativas y bajas puntuaciones lo que provoca que la nueva generación de clientes potenciales ya no desee darle la oportunidad a su restaurante. Las ventas han caído estrepitosamente y la plantilla se ha reducido drásticamente para poder seguir haciendo frente a los costes fijos de la empresa.

Desgraciadamente hay muchos empresarios como Manuel en nuestro país. Personas que tras una vida llena de éxito se encuentran ante la tesitura de no encajar en el nuevo modelo. No le gustan las palabras fotógrafo profesional, plan de marketing, redes sociales o posicionamiento SEO. Ven como un gasto lo que en realidad es una inversión necesaria y menosprecian el trabajo de una nueva generación simplemente por no entenderlo.

Es fundamental que tratemos de explicar a personas como Manuel de la mejor forma posible que el cambio de paradigma ha llegado para quedarse y que debe, cuanto antes, empezar a ver el gasto mensual como una inversión rentable a corto, medio y largo plazo.

Edu López
Edu López
hola@estudiolumina.com

Fotógrafo comercial, embajador de Profoto, fundador de Estudio Lúmina y Edu López, cuando sonrío y asiento con la cabeza es que estoy masticando una croqueta.

No Comments

Post A Comment