consejos-ahorrar-dinero

Ahorrar dinero: 1 consejo vital

Finconsejo: Como pagar 450€ menos de impuestos de la noche a la mañana.

Ahorrar dinero…ni paraísos fiscales, ni planes de pensiones. Nada de ponerlo todo a nombre de tus hijos o presentar la declaración conjunta de IRPF. Mucho más sencillo que todo eso. ¿Estás preparado? Te lo adelanto, no te va a gustar

 

Deja de comprar lotería.

 

ahorrar-dineroY es que según el último informe de la OCU, el españolito medio se gasta 450€ al año en juegos de azar (lotería de navidad, el niño, Euromillones, la Once, la Primitiva…). Sorpréndase con la cifra a gusto del lector. Es un gasto mayor que el teléfono+internet, da para un ipad al año, o para suscribirse a netflix, spotify, HBO, movistar+, film-in y alguna plataforma más.

 

Vayamos a los argumentos. ¿Por qué no jugar a la lotería? Dando un rodeo al ya clásico y manido tema de “nunca toca”, que por alguna extraña razón no es lo suficientemente poderoso, centrémonos en el concepto en sí mismo de lotería.

 

Para ello, un ejemplo, imaginemos que decidimos montar una propia entre 10 amigos. El funcionamiento es muy sencillo, cada uno pone 450€ al año y el ganador se lleva todo el bote. No hace falta mucha inversión para montar el sorteo, basta con unos papeles, un lápiz y una mano inocente. El ganador se llevaría la nada desdeñable cifra de 4.500€, suficiente para tapar algún agujero. De media nos tocaría una vez cada diez años, así que mal que mal, raro sería irse a criar malvas sin salir agraciados al menos un par de veces. No existen argumentos matemáticos para criticar este juego. Dependerá de nuestra aversión al riesgo participar o no.

 

Ahora supongamos que este mismo sistema lo montara la casa de loterías y apuestas del estado. Cada de uno de nosotros seguiría poniendo 450€ todos los años y uno de cada 10 (de media) nos tocaría poco más de 2.000€. ¿Jugarías? Cualquier individuo racional lo rechazaría, igual que se negarían a apostar 1 a 1 a que el Madrid pierde en casa contra el Nástic o a un doble o nada sacando un 6 a los dados. No merece la pena jugar, porque el juego está pensado/diseñado para que perdamos. Desgraciadamente, parece que no somos todo lo racionales que nos gustaría.

 

El resto del dinero no repartido (varía entre un 30% y un 60% en función del sorteo) se destina fundamentalmente a publicidad, para que juegue más gente, a salarios de los empleados que lo organizan y por supuesto a repartirse en beneficios a los “dueños” del juego: Papá estado.

 

Y no es una cifra desdeñable. De hecho, dentro de los impuestos especiales, que gravan determinados productos como complemento al IVA, la lotería es el tercer producto más importante, sólo detrás de pesos pesados como la gasolina y el tabaco.

 

Impuestos devengados por impuestos especiales 2015
Millones €
Hidrocarburos 10.257
Tabaco 6.565
Loterías y apuestas del Estado 1.619
Electricidad 1.375
Alcohol y bebidas derivadas 800
Cerveza 318
Carbón 299
Productos intermedios 19

 

Fuente: Informe anual de recaudación 2015 y Memoria anual de loterías 2015

 

¿Suena cómo un buen negocio? Lo es. Desgraciadamente, es ilegal montarlo. Sólo puede hacerlo el estado, que majos.

 

Pensemos ahora en los argumentos a favor, que básicamente se resumen en dos:

 

  1. “Juego porque me hace ilusión”, el favorito del público. No tengo nada en contra de la lotería, los anuncios me parecen algo ñoños, y no veo por qué la suerte tenga que ser calva, pero desde un punto de vista financiero, hay poca diferencia entre la gente que paga por ilusionarse con un boleto de lotería a las que se ilusionan por un concierto, o un partido de fútbol.

 

No obstante, si nuestro dinero sirve para apoyar determinadas causas (como un artista, un equipo de fútbol), con la lotería – con la honrosa excepción de la ONCE- , estamos apoyando al estado. Supongo que toda la gente que vive con fervor el sorteo de la navidad, siente la misma pasión cuando toca pagar el IRPF.

 

Si se trata de ilusión por enriquecerse, os animo que viváis con la ilusión de que en cualquier momento un millonario por la calle decida unilateralmente cederos todos sus bienes por vuestra cara de majos. Sale más barato y aún espero que alguien me demuestre que las posibilidades son menores que con la lotería. Y aunque lo sean, ¿y si toca?

 

  1. “Juego porque todos juegan y si tocara me tiraría de los pelos”. Este me encanta, porque creo que nace de la pura esencia del ser humano.

 

En un ejercicio de borreguismo colectivo, convertimos una decisión irracional en un ritual en el que no contentos con pagar nuestro impuesto revolucionario, obligamos a nuestros allegados a participar en la histeria, con la amenaza de que toque y quedarnos fuera del reparto del botín.

 

Y por algún motivo, el argumento funciona mejor cuando viene de un ser querido que cuando nos lo dice el estanquero por la calle. Es decir, somos incapaces de asumir que nuestros allegados se forren, sin pillar cacho, pero no tenemos ningún inconveniente moral si son completos desconocidos, que compraron en una administración por la que pasamos de vez en cuando.

 

La demostración final de que el fin justifica los medios, da igual que el juego sea tramposo desde un principio, o que tengamos otras consideraciones morales. Si toca, y tú no pillas, eres un pringado.

 

En fin, como dijo Thomas Jefferson la lotería es un impuesto sólo para gente que le apetece pagarlo. Por eso, y para todos los que compran lotería, os doy las gracias. Y es que ya sabes lo que dicen, hacienda somos todos.

 

Carlos Bethencourt

Sobre

Carlos Bethencourt
Carlos Bethencourt
cberice@gmail.com
No Comments

Post A Comment